DiscoverCrónicas de espanto.
Crónicas de espanto.

Crónicas de espanto.

Author: Eduardo Campos

Subscribed: 95Played: 4,182
Share

Description

A veces, el terror y el crimen, en vez de asustarnos, nos provoca una fascinación.
Aquí te contaremos lo que no quieres que te pase, pero te interesa cuando ocurre.
Leyendas y crimen del México nuestro.
132 Episodes
Reverse
Ocurrió en Colombia. En un instituto escolar. Johana, la joven más avezada en temas paranorales y metafísicos, enseño a un grupo de sus compañeras a jugar a la Ouija, con las adecuadas instrucciones y el correcto procedimiento de invocación y despedida a los espíritus. Pero las amigas, en un afán de contactar con un actor famoso fallecido recientemente, organizaron una megasesión de Ouija con 20 participantes. Dicha sesión se salió de control y terminó en numerosos casos de histeria, posesión, somatizaciones y demás síntomas extraños. Aquí el relato.
En la hermosa ciudad de La Paz, en Baja California, se cuenta que existe un alma en pena que ronda por las calles del centro. Es un pequeño niño, no mayor a metro y poco más de altura, con ojos grises y cabello cenizo. Su tez blanquecina nos hace suponer que es un alma en pena, o un espíritu que atormenta a los transeúntes. Puede que te quite el dinero, o la vida misma.
En un mundo tan acelerado y caótico, puede que vivamos en varias casas o recintos, en los cuales existe todavía la esencia o sustancia de los anteriores inquilinos. Y con ello, sus tragedias y maldiciones.Este es el caso de Don Antonio Rivedeneira, que compró una casa en la Colonia La Florida, en León, solo para dase cuenta que con la adquisición de la casa también se hizo cargo de la tragedia ocurrida con anterioridad.Afortunadamente tenía a su lado al "Geras", conocido albañil del rumbo,que tenía la habilidad de practicar magia blanca.
Si usted, deambulando por las calles de Guanajuato, atisba a lo lejos a una viejecita pidiendo limosna con su nieto, puede que vea a un par de espíritus de antaño.Se cuenta que vivieron a principios del siglo pasado, y que la ancianita, llamada Refugio, pactó con la muerta por la vida de su hijo, a cambio de su vista. Pero la muerte siempre cobra con intereses, y se llevó la vista y la vida.
Pocas personas han vivido experiencias tan intensas con lo desconocido, como a Jaime. Pastorcillo y cuidador de chivos, le tocó en suerte ser testigo de una ráfaga en el cielo, y de un presunto avistamiento alienígena en medio del desierto de Durango.Los hechos de los que él fue testigo, todavía se encierran en un aura del misterio. De allí que la Zona del Silencio, en el Bolsón de Mapimí, sea un caldo de cultivo propicio para las leyendas de este tipo.
Una leyenda de un país invitado. España. En la costa Catalana, en la localidad de Blanes, no solo hay playa, bosque, jardines botánicos, calas y zonas históricas.Ocurrieron incendios mortales en el pasado. Y uno que deja tertimonio de orfandad y de espíritud que prosiguen con sus lamentaciones, ocurrió en pleno verano de 1979.Aquí el relato.
Las carreteras de México albergan un sinnúmero de tragedias y accidentes fatales. Desde ajustes de cuentas, ejecuciones del crimen organizado y accidentes inusuales, hasta derrumbes y terremotos fatales que colapsaron tramos enteros de rúas llenas de autos.Hoy les contaré la historia del pequeño Diego, un niño sordomudo que por una pequeña distracción murió de manera fatal, justo en un tramo muy socorrido de la carretera 57.
No se requiere la centenaria existencia de una vivienda, para que en ella se acumulen los espíritus. Hace apenas unas décadas, que en la pujante ciudad de Monterrey, se construyó una casa que sería la envidia de todo el vecindario. Su monumental arquitectura sería le envidia de los coterráneos, pero se convirtió en la tragedia para el dueño. Esta es la leyenda de la casa de los tubos, de Monterrey.
A veces, al calor de las copas y de las irreflexiones temerarias, los amigos apuestan actuar de manera arriesgada o incuso temeraria. Es el caso de cuatro amigos de Durango. Al calor de las copas, y en una conocida cantina de la localidad, decidieron apostar que atravesaban el panteón de oriente a la media noche. De los cuatro amigos, solo dos sobrevivieron a la aventura. En el relato, conocerán la razón.
ADVERTENCIA: Contenido no apto para menores ni para personas sensibles a los temas que se tratan en este audio.Cada vez son menos las personas que consideran los exorcismos como parte de sus creencias religiosas personales. Y cada vez hay menos sacerdotes o pastores que realizan dichos rituales.Pero hace diez años, en el norte del país, se registró un hecho inusitado, sobre todo para nuestros ojos: la realización de un exorcismo a un pequeñín de tan solo 12 años.Modificamos algunos datos personales y de ubicación, por respeto a las personas. Pero el relato, convertido en leyenda, se presenta a ustedes en esta grabación.
La Rumorosa es una coordillera montañosa famosa por sus vientos, sus maravillosas vistas, y los peligros que encierra. Esta es la leyenda de Eva, una encantadora enfermera, que atendía a propios y extraños de las rancherías a las afueras de Tijuana y de Tecate. Cuando la Señora Avicia le suplicó que acudiera a su casa, en plena Rumorosa, para atender a su marido, nunca se imaginó que sería su última misión sanitaria. Eva no llegó, se perdió en el camino. Dicen que calló por un barranco. Y ahora se aparece a choperes y camioneros, ansiosa por que la ayuden a llegar a su destino, y cumplir su última misión.
Una de tantas placitas de espacios encantadores en la ciudad de Guanajuato, es la de Mexiamora. En ella, como en las demás, se llevaron a cabo sangrientas ejecuciones por los realistas, tras las batallas por la cuidad en la guerra de Independencia. Por una serie de extrañas circunstancias, el último de los 23 ejecutados de esa plaza, logró salvar la vida sin que se dieran cuenta los soldados. Y su extraño desenlace volvió loco al verdugo involuntario del momento, un vendedor de velas de nombre Luis Camacho.Esta es la leyenda del joven Medina, hijo de Rosario. Y de cómo le heredó la locura a su verdugo, dejando el relato para la posteridad.
En la mitadl del siglo XIX, se dio un suceso misterioso en el Barrio de San Marcos y lugares anexos, del meritito Aguascalientes. Nestor y Margarito, fundadores del barrio y conocidos por su piedad y buenas maneras, encabezaban una comitiva que acostumbraba acudir como un bloque a la misa al barrio del Tepeyac. Misteriosamente, se les empezó a aparecer un hombre de vestimenta oscura, capa negra gigantesca y un chambergo mostruoso de un ala suelta. Siempre tomaron precaución de semejante personaje, hasta que estableció comunicación con su tétrica voz, con motivo de curar a la niña Lupita. La hija de Nestor tenía una enfermedad que parecía incurable. Un feliz desenlace que escucharán a continuación.
Al menos en Guanajuato y en la Ciudad de México, existen calles que se han ganado la denominación de "La Buena Muerte". Los motivos no podrían ser más diversos. Aquí presentaremos la leyenda en torno a la Calle de la Buena Muerte, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Una hitoria de ambición, perversidad y providencial salvación. Unido al hospitla y convento de una congregación famosa en otros tiempos por su apoyo a enfermos y moribundos.
Las carreteras de nuestro país son una fuenta inagotable de relatos terroríficos. Hoy narraremos la historia de Nancy, quien había preparado, en compañía de sus amigas y amigos, unas merecidas vacaciones tras terminar el semestre de la universidad. Nunca se imaginó que en el kilómetro 51 de la carretera de Lázaro Cárdenas a Zihuatanejo, su vida se acabaría. Ahora dicen que su alma no descansa, y provoca de manera involuntaria el tormento y el susto de aquellos choferes que, en noches lluviosas se atreven a manejar por esa carretera, a la altura del puente de La Unión.
Una historia que entrelaza a dos de las refinerías más importantes de México. La Antonio M. Amor, de Salamanca, y la Francisco I Madero, de Ciudad Madero. Y es que la esposa del superintendente de la refinería de esta última ciudad era una dama de sociedad de facciones delineadas, pero corazón grande. Apoyó muchísimo al padre Nacho, en la reconstrucción de la Parroquia de San Juan Bosco. Expresando sus deseos de ser enterrada allí, aunque muriera en otro lugar. Esa situación dió origen al incidente del cual hablamos en este relato.
Como leyenda invitada, tenemos la historia de Johannes Cuntius, el vampiro apestoso de Silesia. Otrora parte del imperio Austriaco, en esa región existió un acaudalado señor, el cual faleció víctima de las secuelas de una patada propinada por uno de sus caballos. Con su agonía, terminó la historia de Johannes Cuntius, pero comenzó la leyenda.
El bosque de Chapultepec no solo abarca historia, monumentos, esparcimiento y maravillas de la naturaeza. También contiene relatos terroríficos. Como el de Doña Antonia, señora de acomodada posición social, pero sin familia. En una ocasión, paseando por el bosque, descubre un trío de niños sin hogar, a los cuales convence de habitar en su casa, justo en medio del bosque. Lo que inició como una obra de caridad, terminará en una tragedia, justo el día en que la Tía Toña -llamada así por Fabián, el líder de los pícaros- perdió la cordura y cometió crímenes inimaginables. Hoy, se dice que su casa está embrujada y perdida en medio del bosque, y se cataloga a la Tía Toña de una mujer vampiro, o de una infanticida.
La línea 7 del metro de la Ciudad de México, que corre de la estación el Rosario a Barranca del Muerto, es famosa por la aparente profundidad de sus terminales, por las cuales hay que descender por varias escaleras eléctricas para tomar el tren. Y dicen que, a finales de los 80 del siglo pasado, allí se apareció un vampiro. Esta es la historia de Jacinto, quien logró sobrevivir al ataque.
ANIVERSARIO!!!! Llegamos a las cien leyendas. Y en seis semanas cumplimos dos años. Como festejo, liberaremos cada jueves, de las seis semanas que faltan para el segundo aniversario, un cuento o relato de terror, que acompañe a la leyenda del domingo.Ahora toca el turno a la bella ciudad de Guadalajara. Se dice que a mediados del siglo XIX, llegó a instalarse en esa ciudad un personaje tan enigmático como atrayente. Se hacía llamar Jorge, el Conde de Baldor. No hacía amistades con los ricos ni las familias prominentes; más bien se paseaba por las barriadas y se detenía a platicar con los artesanos y labriegos. Hasta que empezaron a desaparecer los perros, las cabras, y los hijos de algunos tapatíos. Allí empezó la caza del vampiro.
loading
Comments 
Download from Google Play
Download from App Store