DiscoverComunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla
Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla

Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla

Author: Conferencia Episcopal de Guatemala

Subscribed: 0Played: 1
Share

Description

Comunicados y Mensajes de la Conferencia Episcopal de Guatemala y del Obispo de la Diócesis de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma.
19 Episodes
Reverse
Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de Escuintla, da algunas indicaciones pertinentes, sobre la manera en que la Diócesis de Escuintla, celebrará la Semana Santa del año 2020, en relación a la pandemia del #Coronavirus #Covid-19 Anunciamos oh Cristo tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús. Muy queridos hermanos, especialmente queridos sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, agentes de pastoral, especialmente en familias. Hermanos también de la sociedad de Escuintla, compartimos hoy ese sentimiento que se expresa en la liturgia diciendo: anunciamos oh Cristo tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¿Cómo es posible anunciar una muerte, es que la muerte de Cristo es especial, es una muerte que nos trae la vida y por eso añadimos: proclamamos tu resurrección. Queridos hermanos vivimos la Semana Santa, como Papa Francisco nos ha recordado,. a la que ya hemos entrado, pues ya hemos celebrado este Domingo de Ramos. Una Semana Santa muy dura. Muy dura porque no podemos tener las celebraciones tan hermosas de siempre, pero dura también por esa pandemia del Coronavirus a nivel mundial. Para un cristiano esta Semana Santa tiene dos sentimientos: primero la solidaridad, sufrir con el que sufre. En cada uno de los que han muerto por esa enfermedad o de los contagiados o de aquellos que ya comienzan a sentir la pobreza que es un derivado de esta pandemia; mucha solidaridad. Cristo está sufriendo en el hermano, Papa Benedicto XVI y Papa Francisco nos dicen que la pasión de Cristo se repite en la pasión de cada persona. Pero también el segundo sentimiento es la esperanza porque, la última palabra, como hemos dicho, la tiene Dios y esa palabra es: «resucitó», ya no está entre los muertos, resucitó aleluya. La palabra que diremos después de 40 días de no recitarla, alabemos a Yaveh, porque esta historia no terminará mal, terminará bien por la victoria del Señor. Aún así quisiera queridos hermanos, pues recordar algunos elementos importantes, repito, las normas sanitarias son importantes, quedarse en su casa es la manera comprobada mundialmente por creyentes, por no creyentes para evitar esta enfermedad, quedarse en casa no es sabroso; estamos hechos a la actividad a las agendas a las salidas a las entradas, hay quien sale solo por dar una vuelta, hoy no se puede y no se debe moralmente, no expongamos a los ancianos a los niños, trayendo la enfermedad a nuestra casa; hay tantas normas sanitarias que sobran, me permito hacer referencia a ellas. Con llevar sobre todo pues esa responsabilidad moral hermanos, de no pecar de acaparamiento, hay quienes se están aprovechando de esta pandemia de forma terrible, es un pecado de los más grandes, porque el mundo muere, está herido y hay quién está haciendo dinero en esta desgracia, como siempre sucede, no ser factores de esperanza. Me decía una persona, ahora ya no estamos enviando tantos mensajes, estamos cansados, nos cambió el humor. Tu sigue mandando mensajes aunque sea a través del teléfono, mensaje de esperanza y de solidaridad, visita, saluda de lejos por lo menos a tu hermano. Quisiera recordar algo que es fundamental, no tendremos ninguna celebración en grupo en presencia de personas en Semana Santa. Todas las celebraciones que manda la liturgia se van a realizar a puertas cerradas, el Papa nos da ejemplo, ustedes lo han visto por los medios, viviremos sin embargo, sin ir a la Iglesia templo parroquial, si en la Iglesia doméstica, la Iglesia de tu casa, también es una Iglesia hermanos. Un Domingo de Ramos que ya hemos celebrado sin ramos, pero ya les hemos pedido que hayan tomado alguna planta, alguna flor y llamen a los niños y díganles: mira, el Señor entró con estos ramos. Ponerle en un lugar especial, ya dimos la bendición virtual por lo menos, a estos ramos, mantener ese signo de esperanza. ¿Qué va a pasar a
¡Con Cristo, nuestra esperanza, caminemos hacia la Pascua! Mensaje Diocesano para la Cuaresma y Pascua 2020 A los Sacerdotes y Seminaristas A los Religiosos(s) A las Comunidades Parroquiales A los Agentes de Pastoral A los hombres y mujeres de buena voluntad en Escuintla Queridos Hermanos: En medio de las duras situaciones humanas, sociales y religiosas de esta Cuaresma 2020, siguiendo el ejemplo de Papa Francisco y las orientaciones fraternales de la Conferencia Episcopal de Guatemala, les hago un llamado a la Esperanza: ¡el Señor nos librará de todos los males físicos y espirituales, pues nunca defrauda a quien espera en Él! Con todo, como ya se indicó en mensajes anteriores, nos toca actuar con responsabilidad de hijos del Padre Misericordioso, sobre todo en el cuidado de nuestros hermanos de Iglesia y sociedad. Así, ante las nuevas y severas medidas dictadas por el Gobierno de Guatemala del lunes 16 de marzo, para paliar la crisis del CORONAVIRUS – Covid 19, y como complemento a otros mensajes anteriores, les comunico: La suspensión de todas las celebraciones presenciales en templos y oratorios de la Diócesis: Santas Misas, Velaciones, Viacrucis, Horas Santas, etc. Dichos templos y oratorios permanecerán cerrados, debiendo indicarse de parte de los Párrocos los motivos de su clausura temporal, hasta recibir nuevas indicaciones gubernamentales. La suspensión de las celebraciones especiales: fiestas patronales, procesiones, domingo de ramos (hasta nuevo aviso, se suspende la venta y bendición de ramos), etc. dado que congregan a muchos fieles, y no solo están contra la indicación gubernamental para evitar contagios masivos, sino ponen en peligro a personas vulnerables, especialmente ancianos y enfermos. La suspensión, hasta nuevo aviso, de las actividades de la Semana Santa: dada la incerteza de las futuras indicaciones gubernamentales que hablan de 7 días para evaluar la situación, de momento se prevea otra forma de participación en la Semana Mayor: a través, como antes se ha indicado, de los medios de comunicación radio y televisión. La suspensión de actividades de catequesis, de formación, retiros, cenáculos, etc. tanto en las Parroquias como en los movimientos eclesiales, asociaciones de Piedad, etc.: en el caso de los catecúmenos se les
Señor, protege a tu pueblo y bendice a tu heredad (Salmo 28,9) A los Sacerdotes y Seminaristas A las Comunidades Parroquiales A los Religiosos (as) A los Movimientos Eclesiales A las Hermandades, Cofradías, y asociaciones de Piedad Popular Hermanos en el Señor: En apoyo a la Conferencia Episcopal de Guatemala, en su reciente comunicado sobre la amenaza del Covid-19 Coronavirus, comunico a todos su contenido mayoritario, con carácter vigente para nuestra comunidad diocesana de Escuintla: El Presidente de la República de Guatemala, cumpliendo con su responsabilidad de velar por la salud pública, en el contexto del peligro de contagio con el virus Covid-19, ha dictado medidas severas que limitan actividades públicas y privadas que superen las cien personas. Explícitamente, incluye el Presidente, las actividades religiosas entre las que caen bajo la restricción, aunque concluye su discurso pidiendo que oremos por Guatemala. Por tanto en ánimo de colaborar con las medidas tomadas por las autoridades nacionales, comunicamos lo siguiente a todos los feligreses católicos del país: Quedan suspendidas las eucaristías, en que se prevea lleguen más de cien personas, a partir del 15 de Marzo, hasta que se autorice nuevamente en momento posterior Quedan suspendidos también, los actos de piedad, en que prevea la participación de más de cien personas. Esto incluye Horas Santas, procesiones y Viacrucis Se pide a todos los sacerdotes, que celebren misas pro populo et pro patria, ya sea en privado o con un grupo reducido de fieles Las iglesias pueden permanecer abiertas, para que los fieles acudan a la oración, pero no con activid
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala con ocasión de la amenaza del Cobi-19 (Coronavirus) El Presidente de la República de Guatemala, cumpliendo con su responsabilidad de velar por la salud pública, en el contexto del peligro de contagio con el virus Covid-19, ha dictado medidas severas que limitan actividades públicas y privadas que superen las cien personas. Explícitamente, incluye el Presidente, las actividades religiosas entre las que caen bajo la restricción, aunque concluye su discurso pidiendo que oremos por Guatemala. Por tanto en ánimo de colaborar con las medidas tomadas por las autoridades nacionales, comunicamos lo siguiente a todos los feligreses católicos del país: Quedan suspendidas las eucaristías, en que se prevea lleguen más de cien personas, a partir del 15 de Marzo, hasta que se autorice nuevamente en momento posterior Quedan suspendidos también, los actos de piedad, en que prevea la participación de más de cien personas. Esto incluye Horas Santas, procesiones y Viacrucis Se pide a todos los sacerdotes, que celebren misas pro populo et pro patria, ya sea en privado o con un grupo reducido de fieles Las iglesias pueden permanecer abiertas, para que los fieles acudan a la oración, pero no con actividades programadas sino sólo en visitas personales al Señor En donde existan las capillas de adoración perpetua, se insta a que mantengan e incrementen la oración por Guatemala Se exhorta a rezar a los sacerdotes y a los fieles, para que este peligro grande que se cierne sobre nosotros, cause el menor daño posible y para que actuemos con prudencia y responsabilidad, siguiendo las indicaciones que las autoridades vayan estableciendo. Elevamos nuestra oración, por las personas que trabajan en los centros de salud y pedimos prudencia y responsabilidad en la conducta de todos los católicos. Desautorizamos todo comunicado que no lleve la firma del Presidente y Secretario de la CEG (Conferencia Episcopal de Guatemala) Que el señor nos bendiga a todos y que María, salud de los enfermos, nos acerque a su hijo en este tiempo de calamidad. Guatemala de la Asunción, 14 de Marzo de 2020 + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J. Obispo de Sololá-Chimaltenango Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala + Monseñor Antonio Calderón Cruz Obispo de San Francisco de Asís, Jutiapa Secretario Conferencia Episcopal de Guatemala
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala en relación al Coronavirus (COVID-19) Ante la propagación a nivel mundial del virus conocido como Coronavirus (COVID-19), y urgidos por nuestro deber pastoral, queremos compartir algunas reflexiones y advertencias a partir de los efectos que esta epidemia está teniendo en otros países y también como advertencia a nivel nacional. 1. El Ministerio de Salud ya ha hecho circular su Comunicado número 20 en el que informa que a partir del día de ayer lunes 9 de Marzo, toda actividad pública en que se congreguen 150 personas o más debe presentar una notificación de la actividad en el Área de Salud respectiva. 2. Los responsables de los oficios religiosos católicos en que se prevea reunir ese número de gente deben entonces, de acuerdo con la ley, notificar con 48 horas de antelación dicha actividad. Eso comprende celebraciones eucarísticas, viacrucis, procesiones y actividades formativas en las parroquias. En el anexo 1 van las direcciones a donde deben ser comunicadas dichas actividades. 3. El coronavirus es una epidemia seria, que ha causado ya muchas muertes en diferentes continentes. Sabemos que la mayoría de los que son infectados sobreviven y no les resulta grave. Sin embargo, son las personas más débiles, especialmente ancianos, quienes presentan mayores índices de mortalidad. 4. En Guatemala, a Dios gracias, no hemos tenido aun ningún caso. Pero sin duda conviene tomar las precauciones que las autoridades de salud recomiendan. La higiene personal y la prudencia en quienes tienen síntomas de infecciones respiratorias, deben extremarse. Las personas con síntomas de enfermedad deben abstenerse de salir de casa y de asistir a eventos públicos. 5. El coronavirus no debe ser motivo de miedo ni de pánico. Confiamos en Dios y en su providencia. Pero debemos ser precavidos y responsables. Como comunidad creyente sabemos que estamos en las manos del Señor y que hasta los cabellos de nuestras cabezas están contados (Mt 10, 30). La confianza en Dios nos debe animar a intensificar la oración en estos días en que la epidemia, que a veces parecía historia solo del pasado, nos muestra que somos frágiles y sometidos a situaciones más allá de nuestro control. 6. En las actividades litúrgicas es bueno tomar precauciones especiales. Es mejor, en estas circunstancias, por razones de higiene, comulgar en la mano que en la boca y es mejor evitar saludos de paz efusivos. 7. Conviene estar atentos a las informaciones oficiales. Difundir noticias falsas sobre este tema constituye pecado grave. 8. La caridad cristiana debe hacernos sentir el espíritu de fraternidad para ayudar y consolar y para colaborar en todo aquello que signifique cuidado no solo de la casa común sino de la humanidad misma. 9. Que la Virgen del Rosario nos ayude en estas próximas semanas a confiar en su Hijo y a vivir con profunda fe las pruebas que la enfermedad nos deparen. Guatemala de la Asunción, 10 de Marzo de 2020 + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J. Obispo de Sololá-Chimaltenango Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala + Monseñor Antonio Calderón Cruz Obispo de San Francisco de Asís, Jutiapa Secretario Conferencia Episcopal de Guatemala
Mensaje de Cuaresma

Mensaje de Cuaresma

2020-03-1107:03

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos que por tu Santa Cruz redimiste al mundo, amén. Muy queridos amigos, queridos hermanos, comenzando la cuaresma, precisamente desde este miércoles de ceniza, me permito enviarles un saludo muy cordial y también proponerles lo que el Papa Francisco nos dice en su mensaje para esta cuaresma del año 2020: «Dejémonos reconciliar con Dios«. La reconciliación es el camino de vuelta a casa, como el hijo pródigo regresó a la casa de su padre. La reconciliación es el encuentro de nuevo con Dios y también con los hermanos, naturalmente la reconciliación es importante, no solo porque nosotros necesitamos volver a Dios, sino por que Él mismo nos está buscando. Para que nosotros nos reconciliemos con Él, hermanos, existe este tiempo, el tiempo de la cuaresma, estos días que son ciertamente de batalla espiritual, pero que también son días de esperanza, como un enfermo que por lo menos sabe que está en tratamiento y que todo puede mejorar si él sigue ese camino de salvación, ese camino de curación. Papa Francisco en su mensaje para esta cuaresma del año 2020, nos pone un punto de partida sumamente importante, ¿por qué nos vamos a reconciliar con Dios? y el Papa nos recuerda: porque Él nos amó primero y por qué nadie ha hecho por nosotros lo que Dios ha hecho y a pesar de nuestros pecados, Dios nos sigue amando. En otras palabras como muy bien lo dice el Papa los jóvenes: recuerden, contemplen a Jesucristo en la cruz, que ha dado su vida por ustedes, su vida por nosotros y atraídos por ese amor, volvamos al Señor. Naturalmente nosotros tendríamos, en nuestra tierra de Escuintla, que tomar en cuenta varios elementos que son como sombras, fallas, desviaciones, pecados de los cuales convertirnos, para volver a estar en el camino del Señor. Ante todo recordemos lo que dice el Apocalipsis: estoy a la puerta y llamo dice el Señor (cf Ap 3, 20). En otras palabras mientras vamos a Él, Él viene a nosotros y esta venida del Señor a nosotros, hermanos, pues es fundamental. Pasar por ciertos elementos que son importantísimos en nuestra vida y sociedad como comunidad Diocesana de Escuintla, como familias, como personas. Ante todo recordemos que nuestra tierra, es una tierra que es famosa tristemente por la violencia, por la degradación moral. Estamos como todas las costas, rodeados de mucho vicio, de mucha propuesta del vicio hermanos y a esto se une la pasividad de las autoridades, que permiten que el vicio se difunda, hablando de la libertad de empresa, pero bueno, cuántos prostíbulos, cuántos centros de perdición, cuántas cosas a las cuales se hacen ojos ciegos. Hermanos, estamos también nosotros ante una situación de pasividad de las autoridades, ante no solamente el crecimiento del crimen, sino la ejecución de la justicia. Hay una fama muy mala y naturalmente muy justificada, de que acá la justicia funciona poco o no funciona. Esto crea una situación de desesperación, aparte de faltar a los derechos humanos, se falta a lo fundamental, que es el respeto a la persona. Naturalmente no podemos olvidar que vivimos en una crisis de ambiente, en un departamento que se puebla cada día más y que bueno que se desarrolla, pero siempre hay una cuota de responsabilidad ecológica de todos nosotros, tanto de los que organizan este desarrollo como de aquellos que lo vemos qué sucede, no podemos verlo pasivamente. Y no olvidemos hermanos, pues, la indiferencia. La indiferencia ante situaciones graves, aquí también ha crecido en cierta forma
El Obispo de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma, dirige un mensaje con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el marco de la realización de la Feria en el Día Internacional de la Mujer, organizada por el Organismo Judicial, Policía Nacional Civil y otras instituciones relacionadas. La Feria en el Día Internacional de la Mujer, se llevó a cabo en el Parque Central de Escuintla y fueron las palabras de Monseñor Palma, las que dieron inaugurada la actividad, contando con la bendición dirigida a todos y encomendando la actividad, a la protección de la Virgen María en su advocación de la Inmaculada Concepción.
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala “…estén siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que les pida dar razón de su esperanza” (1 Pe 3, 15). 1. Al finalizar la Asamblea Plenaria Anual del 3 al 7 de febrero y al comienzo de este nuevo año nos dirigimos a todo el Pueblo de Dios con nuestra palabra de esperanza ante los desafíos que implica, confiados en que la paciencia todo lo alcanza. El Señor nos concede el tiempo que es un don y una tarea. 2. La asamblea anual tiene el propósito de evaluar nuestras acciones del año pasado y programar a grandes rasgos las del año que iniciamos. Nuestra tarea principal como Obispos es promover, guiar y animar la evangelización en nuestro país, con la ayuda de los sacerdotes, consagrados y tantos laicos a quienes expresamos nuestro agradecimiento. Esta es nuestra misión permanente: anunciamos a Jesucristo como luz que da sentido a nuestras vidas y abre caminos de esperanza, celebramos en la liturgia su acción salvadora en los creyentes, animamos y promovemos, sobre todo a los laicos para que, movidos por su fe, ordenen las realidades temporales, es decir su familia, su trabajo y su participación social y ciudadana y conscientes de su misión desde el Bautismo, se conviertan en levadura del Reino de Dios. 3. Evangelizar es la tarea prioritaria de la Iglesia, que se ve iluminada en esta hora por la recién recibida y gozosa noticia de la beatificación de los mártires de El Quiché. Nos anima y llena de alegría el reconocimiento de que la ofrenda que hicieron de sus vidas tres sacerdotes y siete laicos fue auténtico martirio. Los padres José María Gran MSC, Faustino Villanueva MSC, Juan Alonso MSC y los laicos Juan Barrera un niño de 12 años, Rosalío Benito, Reyes Us, Domingo del Barrio, Nicolás Castro, Tomás Ramírez y Miguel Tiú nos marcan el camino del seguimiento de Jesús en Guatemala, ellos estuvieron animados únicamente por el servicio a Dios y a sus hermanos más pobres, en medio de un tiempo de persecución contra la Iglesia y violencia contra toda la población. Se suman a los recién beatificados y a los cientos de testigos desconocidos cuyas vidas han fecundado la misión de la Iglesia en Guatemala y se constituyen en nuevos testigos cualificados que nos motivan para que sepamos seguir a Jesús en nuestros tiempos, su intercesión nos sostiene en la perseverancia y fidelidad de cada día. 4. La vida social y política de nuestro país del 2020 está marcada por el inicio del trabajo de nuevas autoridades en los diversos ámbitos. A pesar de las decepciones del pasado y el escepticismo que ello ha provocado en la población, la esperanza del cambio siempre resurge y aflora la capacidad de resiliencia de los guatemaltecos. Todos esperamos que su prioridad sea el bien común y se rompa el continuismo en las prácticas políticas nefastas ligadas a la corrupción y a la ausencia del Estado en los espacios que son su responsabilidad primera, y que su prioridad sea la promoción de una sociedad incluyente, de oportunidades para todos, que impulse el desarrollo humano integral de la población y evite las olas de migrantes forzados a huir de la pobreza. 5. El inicio del año ha estado marcado también por el sufrimiento de los migrantes que escapan de situaciones de pobreza y violencia. Agradecemos a quienes con su solidaridad han ayudado a mitigar sus sufrimientos y esperamos que todos los guatemaltecos aunemos esfuerzos para atacar las causas de dichas migraciones, mientras continuamos la solidaridad efectiva con nuestros hermanos. Es impostergable la necesidad de crear posibilidades de desarrollo y de trabajo a
https://youtu.be/yyi9XumoW8Y Comunicado del Obispo de la Diócesis de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma, con motivo de la llegada a Guatemala del Patriarca Efrén II y una breve catequesis y explicación sobre el cisma de la Iglesia de Antioquía, al separarse de la Iglesia Católica Romana en comunión con la Sede Apostólica y el Papa
Bautizados y enviados

Bautizados y enviados

2019-10-0606:27

Bautizados y enviados. Es así hermanos, cómo se titula la Misión extraordinaria del mes de octubre de 2019, que nos ha regalado el Papa Francisco, pidiéndonos que durante este mes, verdaderamente impulsemos, vivamos la Misión. Todo bautizado, ya por serlo, por haber recibido de luz de la fe, es un enviado del Señor. Los obispos de Guatemala, hemos escrito este mensaje ya hace algunas semanas, para preparar todo este hermoso camino misionero, en comunión con las Obras Misionales Pontificias. Queremos recordar que se cumple el 30 de noviembre de 2019, el centenario de una famosa carta del Papa Benedicto XV, que se llama Maximum Illud, aquel deber urgente de la Misión. La Iglesia siempre ha vivido la Misión, porque Cristo es el primer misionero, no es que la Iglesia tenga una Misión, sino que la Misión tiene una Iglesia, para perpetuar la obra de Jesucristo, el enviado del Señor. Los obispos de Guatemala tomamos conciencia entonces, de que somos precisamente sucesores de los apóstoles. Apóstol quiere decir enviado, e invitamos a todos a vivir este mes extraordinario de la Misión, teniendo en cuenta pues, tres puntos fundamentales. Ante todo el vivir nuestra propia fe. La fe es algo que se transmite más allá de las palabras, San Francisco de Asís decía a sus frailes, vayan prediquen el Evangelio y si es necesario hablen. Hoy hay muchos misioneros en el mundo, hay proselitismo hay cantidades de personas que van por las calles y decimos, bueno para qué más Misión. La Misión católica es una forma de vida que se comunica, no es una idea que se predica, es una persona que se presenta. Y naturalmente por el bautismo estamos unidos a Jesucristo y es a él a quien llevamos, más allá de las palabras con una vida nueva, esta es la primera gran verdad que como obispos, nosotros tratamos de vivir y proponemos a todos, para esto es necesaria la conversión pastoral, quizá tenemos una Iglesia encerrada, diríamos un poquito en una forma de ser social, la Iglesia está más allá de una institución es un misterio que se vive, una persona que llega a todos los demás. En segundo lugar, somos una Iglesia en Misión permanente. Antiguamente la misión era un momento de la Diócesis o de la Parroquia, pero hoy día, la Misión está por todo el tiempo. El Papa Francisco, en la visita de los obispos a Roma en el 2017, pues me permito decirlo, felicitó a nuestra Iglesia, que mantiene la gran Misión Continental. ¿Pero a dónde se dirige esa Misión?. Se dirige a toda la sociedad, pero especialmente es una Misión de misericordia, que va hacia todos aquellos que sufren por la ausencia de Dios. En nuestro país hay situaciones tremendas, el V Congreso COMGUA, celebrado en Huehuetenango, nos recordó que tenemos que salir a una sociedad que tiene muchos sufrimientos, de pobreza, de desigualdades, de injusticias, de corrupción, a una sociedad confusa, a una sociedad que está marcada por grandes dramas como son los migrantes, hacia allá, con Espíritu de Misericordia, se dirige esta Misión, especialmente en este mes misionero 2019. Finalmente hermanos, se nos in
Un saludo para todos ustedes queridos amigos, queridos hermanos en el Señor, de su servidor Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de Escuintla. Cómo Diócesis de Escuintla queremos estar presentes en este momento fundamental de la vida nacional. Queremos hacerlo como Iglesia Católica, llamando también a todos los demás creyentes y personas de buena voluntad, a tener presente que si elegimos bien, viviremos bien. Si elegimos bien, viviremos bien. Me permitió repetir la frase, por qué lo delicado en tiempo de elecciones, es hacer una mala elección. Una elección movida por intereses, porque es mi amigo, porque lo conozco, porque me prometió algo. La elección debe buscar ante todo, el bien común de las personas, no puede ser una elección guiada directamente por un interés, diríamos confesional. Porque el Estado y la Iglesia o las iglesias, son dos entidades diferentes, hay muchos que toman el nombre de Dios para buscar votos, pero a la hora de tener el poder, con quien menos cumplen es con Dios y con los demás. [ El texto del Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala, con motivo de las Elecciones en Guatemala, se encuentra siguiendo este enlace ] *** *** *** En este documento muy sencillo, que se llama precisamente: «Si elegimos bien, estaremos bien». La Iglesia Católica de Escuintla, la Diócesis, quiere invitarlos ante todo, a pensar que la política es un campo muy importante de la vida humana, de la comunidad humana, la política puede ser la forma más alta o una de las formas más altas e importantes de hacer el bien. [ Acá se descarga el documento «Si elegimos bien, estaremos bien» ] Mientras una persona tiene más poder delegado por la comunidad, por la democracia, más bien puede hacer, pero si hace un mal uso, el mal también será mayor. Por eso en este momento yo les presento este documento que es muy sencillo. Los Católicos estamos en el mundo, no estamos fuera del mundo. Papa Francisco nos pide participar sanamente en una sana política no, involucrarnos en una política de corrupción, en una política que sea deformada en politiquería. Naturalmente un católico que tiene un puesto de dirigencia en Iglesia, en catequesis, en movimientos laicales, mientras él está inscrito, porque puede hacerlo, en una acción política para ser elegido, no puede seguir ejerciendo su puesto como dirigente católico, como líder católico. Ha de dejarlo, porque no podemos mezclar estas dos formas de atraer a las personas. Y sin embargo un católico a la hora de votar, debe de tener muy presentes, queridos amigos, queridos hermanos, los problemas reales de nuestra sociedad. Problemas que son de índole estructural, un sistema de justicia que no funciona, una desigualdad material tremenda que no se debe simplemente a un mal funcionamiento, sino a malos corazones y que no son solamente malos corazones, la falta de educación y la falta de las oportunidades. El problema no es mucha población, sino pocas oportunidades. De manera que a la hora de votar, hay que tener muy presentes, las reales necesidades, nunca el interés partidista: llegaré y me haré rico. Eso se llama la «industria política». Como que tú hicieras algo, un negocio malo, para ganar mucho, dejando fuera la moral. Por eso, la Conferencia Episcopal, que también está presente en este documento, nos recuerda que un candidato debe ser honesto y transpa
Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala Al aproximarse las elecciones generales 2019 «Examínenlo todo y quédense con lo bueno» (1 Tes 5, 21) 1. Los Obispos de Guatemala nos dirigimos a todo el pueblo guatemalteco en este momento importante de nuestra sociedad como son las elecciones generales. En la Iglesia se han dado abundantes orientaciones dirigidas a tomar conciencia de la importancia de elegir y ser electos y sobre la necesidad de velar por la prevalencia de los valores cristianos en la vida pública de los países, nosotros mismos hemos escrito comunicados en los anteriores procesos electorales convencidos de que «los ciudadanos deben cuanto sea posible tomar parte activa en la vida pública» (Catecismo de la Iglesia n. 1915) por la responsabilidad que todos tenemos de promover el bien común (ib. n. 1905-1912) y por ser la política «si se lleva a cabo en el respeto fundamental de la vida, la libertad y la dignidad de las personas… una forma eminente de la caridad » (Papa Francisco, 01.01.19). 2. Es indispensable estar atentos a la idoneidad moral y a la capacidad política de los candidatos para evitar que personas con los viejos vicios de la política o movidos por intereses personales sean electos, sobre todo aquellos de quienes se sospecha por su participación en actos corruptos y de narcotráfico. Es necesario que los candidatos manifiesten con sus actos credibilidad, coherencia de vida y compromiso con su pueblo. Recordamos que los fieles católicos que ejerzan ministerios en la Iglesia deben cesar mientras dure el tiempo de su acción en política de partidos y recomendamos a todos no invocar el nombre de Dios para justificar cualquier opción política. La vocación de los laicos en la Iglesia consiste en buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales y ordenándolas según Dios (Catecismo de la Iglesia n° 898). 3. Según nuestra percepción, en el próximo cuatrienio de gobierno las autoridades electas deberán dar continuidad a los Acuerdos de Paz y a las reformas planteadas desde 2015. Tienen el reto de centrar su atención en el cuidado y respeto a la vida y la familia de los guatemaltecos que, según la constitución, es una de las primeras responsabilidades del estado, que por tanto implica el rechazo de ideologías atentatorias contra la familia, el matrimonio y la vida y de la pena de muerte. Invitamos a todos a un serio discernimiento. 4. Recordamos a todos los ciudadanos los tres primeros artículos de nuestra Constitución que dicen: Articulo 1: Protección a la Persona. El Estado de Guatemala se organiza para proteger a la persona y a la familia; su fin supremo es la realización del bien común. Artículo 2: Deberes del Estado. Es deber del Estado garantizarle a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona. Articulo 3: Derecho a la vida. El estado garantiza y protege la vida humana desde su concepción, así como la integridad y la seguridad de la persona. 5. La atención al cuidado y explotación racional de los recursos naturales debe ser una prioridad debido a l
[ El texto del Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala, con motivo de las Elecciones en Guatemala, se encuentra siguiendo este enlace ] *** *** *** Un saludo para todos ustedes queridos amigos de su servidor Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de Escuintla, miembro de la Conferencia Episcopal de Guatemala. Ante la proximidad de las elecciones generales del país, quisiera comunicarles una vez más ese hermoso mensaje de los Obispos de Guatemala para toda la iglesia, pero también para hombres y mujeres de buena voluntad: «Examinenlo todo y quédense con lo bueno, que es la misma palabra de Dios«. Nosotros como iglesia, hemos de estar en el mundo para ayudar a moverse al mundo. Pero no hacia el mal sino hacia el bien. De modo que las elecciones son también una oportunidad para trabajar por el bien. Nosotros estamos en el mundo para ser sal, luz y levadura, dice el Señor Jesús en el Evangelio de Mateo. Para que nosotros podamos elegir bien, es importante como lo dice la frase bíblica examinarlo todo. Aquellos que se han postulado tienen que ser personas de acuerdo a la Constitución de la República que protejan el bien común, que no busque sus intereses, tienen que ser personas libres naturalmente, de una carrera de corrupción, de malos negocios, porque sería volver a los mismos errores y sobre todo tienen que ser aquellos que protejan la vida desde su concepción hasta su fin natural. Hoy día, a nivel mundial se promueve lo que dice el Papa, el «sicariato del aborto» y se promueven formas extrañas de matrimonio y de vida familiar, que no son lo que dice la palabra de Dios y lo que dice la misma ley natural. Quisiera nada más invitarlos para que a la hora de votar nos pongamos la mano en la conciencia, no se puede votar por aquel que es mi amigo, mi conocido, el que me conviene, el que me ha prometido, por qué esa también es corrupción. En esta fiesta del Espíritu Santo, pidamos que Él derrame la sabiduría en nuestros corazones, para que seamos honestos, que no sean honestos solamente los candidatos, sino los votantes también. Lo hagamos con sabiduría del Espíritu para una Guatemala distinta y que la Virgen María, Reina de este país tan hermoso, interceda para que tengamos autoridades según la voluntad de Dios. Gracias por su atención. *** *** *** [ El texto del Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala, con motivo de las Elecciones en Guatemala, se encuentra siguiendo este enlace ]
Mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala Anunciar y poner en acto el sueño de Dios (Papa Francisco, Panamá 27 de Enero 2019) Al concluir nuestra asamblea plenaria anual, los Obispos de Guatemala queremos agradecer a Dios por todas las bendiciones recibidas el año recién pasado y, de una manera muy especial, por nuestro encuentro en enero con el Papa Francisco en el istmo centroamericano. Su presencia entre nosotros y sus mensajes nos han animado y fortalecido en nuestra misión y nos impulsan a asumir los retos que como pastores de la Iglesia él mismo nos ha mostrado. 1. Queremos comenzar este comunicado dando cuenta de nuestras alegrías y de aquello que las motiva. Nuestra misión sólo adquiere sentido desde nuestra fe cristiana, fe que centramos en el encuentro con Jesucristo vivo y en el anuncio de su palabra, de su mensaje y de su vida. En la sinagoga de Nazaret (Lc 4, 16-20), Jesús comienza su misión pública mostrando veladamente su identidad y proclamando, desde el texto profético de Isaías, que las promesas de Dios en El adquieren su plenitud. Esas promesas nos remiten a la fe que se explicita en la buena noticia que se anuncia a los pobres, cautivos, ciegos y oprimidos. 2. La experiencia del V Congreso Misionero Guatemalteco (COMGUA) en Noviembre de 2018 nos impulsa a continuar en el empeño evangelizador y misionero promoviendo parroquias que sean redes de comunidades al servicio del Reino. La participación de tantos católicos comprometidos en la acción eclesial nos ha llenado de alegría y agradecimiento y les animamos a seguir adelante en los compromisos asumidos en Huehuetenango. Día a día vemos de mil maneras en nuestro pueblo la mano de Dios que protege, consuela y guía, que da alegría en las familias y en las comunidades, en jóvenes y niños y que permite enfrentar miles de dificultades de un modo que humanamente es casi imposible de entender. Con Jesús el ahora de Dios se hace presente, dijo el Papa Francisco en Panamá y ello lo constatamos en tantas experiencias entre la gente sencilla y fiel de nuestras comunidades: Jesús está vivo entre nosotros. 3. Resaltamos la hermosa experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), recién celebrada en enero 2019 en Panamá. Por primera vez ha sido realizada en el istmo centroamericano con la presencia de miles de jóvenes de nuestra región. La llegada del papa Francisco y de tantos jóvenes de todo el mundo nos mostró el presente de la juventud en los planes de Dios y nos animó como obispos a alegrarnos en el Señor y a compartir alegrías y esperanzas de tantos jóvenes. La JMJ ha sido una oportunidad para salir al encuentro de la realidad de los jóvenes, que son mayoría en nuestro país. Sus vidas están llenas de esperanzas y deseos, de sueños e ilusiones por vivir una vida en plenitud, en el cuerpo y en el espíritu, y sobre todo por encontrar el verdadero sentido de la vida en Jesucristo el Señor. Pero también están marcadas por tantas heridas causadas por la pobreza material y por la falta de oportunidades. En expresiones del Papa Francisco: “…en hogares resquebrajados tantas veces por un sistema económico que no tiene como prioridad las personas y el bien común y que hizo de la especulación su paraíso desde donde seguir engordando sin importar a costa de quién” (Papa Francisco, discurso a los Obispos de CA, 24 de enero 2019). Nuestro corazón de pastores sufre cuando vemos a tantos jóvenes, hombres y mujeres, sin hogar, sin familia, sin comunidad, expuestos a las seducciones falsas de los mercaderes que
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala «Venga a nosotros tu Reino» (Mt 6,10) Como ciudadanos y como hombres de fe que confiamos en Dios, los Obispos de Guatemala manifestamos a la opinión pública, a los católicos y a todo el pueblo de Guatemala, nuestra enorme preocupación y gran indignación ante los acontecimientos desatados en los últimos días, que ocurren en clara oposición a los acuerdos de paz y a la percepción de la mayoría de la población en continuidad con las manifestaciones del 2015. 1. Lamentamos profundamente la abierta confrontación entre el actual gobierno de la República y otros organismos de Estado legítimamente constituidos que pone en peligro el ya frágil estado de derecho en el país. Por ello reafirmamos la necesidad de defender la primacía del mismo y el respeto a las leyes, comenzando por la Constitución Política de la República como exigencia elemental para quienes ocupan cargos en los órganos directivos del Estado pero como exigencia para todo ciudadano funcionario o no. Vemos con satisfacción y alivio las acciones coherentes con la ley llevadas a cabo por la Corte de Constitucionalidad, instancia constituida para determinar la correcta interpretación de la Constitución de la República. 2. Manifestamos nuestro rechazo a la polarización que, llevada a su extremo, degenera en violencia con graves consecuencias para la paz social. Se desgastan así energías que deberían encaminarse hacia la solución de los graves problemas de fondo del país como las deficiencias en la atención a la salud, a la educación, a la desigualdad social, al desempleo, a las migraciones, a los damnificados por desastres naturales, el irrespeto a los derechos humanos y tantos otros que van en detrimento de la calidad de vida de la gran mayoría de la población, en especial de los más pobres que sobreviven en deplorables condiciones de vida. 3. Recordamos las recientes palabras del Papa Francisco: «las relaciones entre los pueblos deben regularse por el derecho, la justicia, la razón, los tratados, y no por la fuerza, la arrogancia, la violencia, la guerra y ni siquiera por el miedo o el engaño…» (Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, 07/enero/19) 4. Esperamos que el próximo proceso electoral se desenvuelva en condiciones de estado de derecho. Sobre esa base, invitamos a todos los guatemaltecos a informarse adecuadamente, a pensar para no ser manipulados y a adoptar criterios para discernir por encima de la propaganda y las informaciones de redes sociales y otros medios. Dios quiera que todos pongamos el mejor empeño en asegurar que el próximo proceso electoral sea oportunidad para encontrar soluciones y no se vea empañado o abortado por la crisis y por intereses contrarios al bien común, por la corrupción o el financiamiento ilícito. El mismo debe defenderse con acciones concretas y coherentes con la ley y la búsqueda de una democracia que madure y se fortalezca. Llamamos al pueblo a no dejarse robar la oportunidad de elegir a sus autoridades en conciencia y libertad. 5. Elevamos, finalmente, nuestra oración para que Dios Nuestro Señor nos dé su gracia y bendición y nos conceda auténticas actitudes de conversión hacia los valores fundamentales del Reino de Dios, el sentido del bien común, la vida de los más pobres, la paz y la reconciliación tan necesarias en horas inciertas en nuestra atribulada Guatemala. Exhortamos a todo el pueblo cristiano a orar y comprometerse en la construcción de una Guatemala distinta. Guatemala, 10 de Enero de 2019
«Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre; no olvides la enseñanza de tu madre» Prov. 1,8 A todos los católicos, hombres y mujeres, a los hermanos cristianos de distintas iglesias, a todos los guatemaltecos de buena voluntad. Hermanos y amigos en el Señor: La frase de los proverbios de Salomón que encabeza este mensaje nos recuerda la enseñanza de nuestros padres y el valor de los antepasados. Al mismo tiempo, en el contexto de las celebraciones patrias de la Independencia, nos cuestiona: quiénes somos la patria, dónde estamos, qué celebramos, cómo lo hacemos y por qué debemos construir una Guatemala mejor, una Guatemala de nombre inmortal elevado hasta el cielo como nos dice la letra de nuestro hermoso himno. En otras palabras, nos remite a la responsabilidad de cada uno de nosotros en lo que hemos heredado y en cómo vivir, delante de Dios, nuestras responsabilidades ciudadanas a fin que la justicia y la paz sean el fundamento de una convivencia en la que dejemos atrás los muchos años de contiendas fratricidas que nos han dejado siembras de odios y herencias tristes que aún nos pesan. En estos días y con tradiciones que se heredan e innovan, la independencia patria y la independencia de Centroamérica entera, se celebra con desfiles, carreras y antorchas que se expanden por todos los rincones de Guatemala. Si el 15 de Septiembre de 1821 la firma del acta de la Independencia se dio como un evento capitalino, realizado por una élite criolla, hoy la celebración del mes patrio alcanza a toda Guatemala, hasta los últimos rincones de nuestro territorio, celebrándose con particular sentimiento y nostalgia entre tantos guatemaltecos que viven en el exterior. En ese espíritu de alegría y de celebración no podemos olvidar que, a diferencia del tiempo de la Independencia, ésta ya no es un asunto de criollos capitalinos que se sienten dueños de la patria y solo ellos por ella pueden hablar sino que celebramos algo que nos concierne a todos los guatemaltecos, hijos de esta tierra bella y sufrida. «Dios vigila las sendas del derecho y guarda el camino de sus fieles» Prov. 2,8 En estos días se viven momentos de tensión y confrontación en el país a partir de dos decisiones tomadas por el Ejecutivo: la no renovación de la permanencia de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el impedimento de reingreso al país al comisionado Iván Velásquez. Si muchos ciudadanos defienden estas decisiones como un acto soberano del país, son muchos también los que sostienen que la razón de fondo que los explica es la capitulación ante quienes necesitan que la impunidad vuelva a ser la práctica habitual en Guatemala. Más allá de las variadas opiniones que estas tensiones generan, queremos reivindicar, en concordancia con el texto sabio de los Proverbios, que es el derecho y su práctica real, no meramente enunciada, la que guarda el sentido de la convivencia y posibilita las rutas para la superación de los males endémicos de corrupción e impunidad a los que Guatemala ha sido arrastrada. Es imprescindible que la ruta de la confrontación sea plenamente superada con la promoción de un diálogo serio que busque la aplicación del derecho y la práctica de la justicia tal como lo ha manifestado la señora fiscal general. Expresamos nuestro temor ante la posibilidad que la polarización y confrontación degeneren en hechos de violencia. Pedimos en primer lugar a Dios «que nos libre de todo mal» y a todos los sectores involucrados en estas situaciones conflictivas no recurrir a la violencia y menos aún al derramamiento de sangre. No olvidemos el verso de nuestro himno: «nuestros padres lograron sin choque sangriento colocarte en un tron
He venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia (Jn 10,10) La Conferencia Episcopal de Guatemala, Ante los católicos de Guatemala y ante la opinión pública, manifiesta Su apoyo y respaldo a la marcha por la vida que nuestra misma sección de laicos, así como por parte del Arzobispado de Santiago de Guatemala, han organizado para el domingo 2 de Septiembre a las 2 de la tarde. Apoya el sentido de esta marcha y la causa principal que la convoca: la defensa de la vida como valor no negociable. La defensa de la vida arranca ciertamente con la defensa del derecho a la vida de los seres humanos concebidos, pero aún no nacidos, aunque no se limita solo a ello. La defensa de la vida incluye además los derechos individuales de las personas y las familias. También incluye sin duda el derecho a una vida digna y el respeto a los derechos humanos básicos de primera generación para todos los seres humanos. Recuerda que en Guatemala nuestra Constitución Política define como fuente fundamental de sentido para todo nuestro ordenamiento jurídico la protección de la persona y la familia que se manifiesta en el fin supremo del Estado: la realización del bien común. Afirma que la marcha por la vida se ciñe a la defensa de la vida como bandera convocante. No tiene pretensiones partidistas ni quiere prestarse a instrumentalizaciones políticas de cualquier signo. Desautoriza expresamente cualquier manipulación de la marcha para intereses partidarios o sectoriales Guatemala, 31 de Agosto de 2018 + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J. Obispo de Sololá-Chimaltenango Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala + Monseñor Domingo Buezo Obispo Vicario de Izabal Secretario Conferencia Episcopal de Guatemala
Señor salva tu pueblo y bendice a tu heredad. Con estas palabras del Salmo 28 nosotros queridos hermanos, nos vemos animados en la Diócesis de Escuintla ante la calamidad surgida por la erupción tremenda del Volcán de Fuego, que ha dejado setenta y muchas más víctimas mortales y tantísimas familias empobrecidas. Verdaderamente nosotros creemos que el Dios nuestro, es el Dios de la vida (Mc 12, 27), no es el Dios que destruye sino el Dios que construye. Nunca una catástrofe de este tipo puede considerarse un mal venido de Dios o el fin del mundo. Al contrario es una oportunidad, para recordar dos cosas: Que somos débiles y que muchas veces estamos sujetos a la naturaleza. Siempre lo estamos. Y que es una ocasión para que nosotros también nos acerquemos a los que sufren como víctimas de estas calamidades. Estamos en un trabajo sencillo, no tenemos muchos medios pero gracias a la enorme, enorme generosidad de todos los guatemaltecos que va viniendo a Escuintla especialmente, la Diócesis más golpeada y las comunidades que ustedes conocen, que han sido prácticamente destruidas. Dios es el Dios de la vida. Yo quisiera comentarles con mi hermano el Padre Walter, algunas de las secciones que se hacen actualmente para bien de nuestros hermanos. Tenemos tres albergues en los cuales estamos acogiendo a las personas víctimas de este desastre natural, se han habilitado salas donde ellos puedan permanecer durante la noche, se les da alimentación, tenemos ayuda médica, en los cuales se les está atendiendo tanto de las enfermedades de la piel o enfermedades respiratorias, se está atendiendo de esta manera inmediata. A todas estas personas afectadas las tenemos en cada uno de los albergues uno en la zona 2 de Escuintla, en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en la filial de zona 4 Santo Hermano Pedro y en la colonia La Ceiba, éstos son los tres albergues en los cuales se está recibiendo la ayuda y se está socorriendo a tantas familias afectadas, víctimas de este desastre natural. Pues agradecemos la prontitud de la respuesta de cuantos ciudadanos, de cuantos cristianos pues se han puesto a la orden y a la disposición para podernos apoyar, esperamos que esta ayuda siga llegando, porque esto se está dando de manera inmediata, pero éste problema, este daño se prolongará por varios días, entonces siempre tendremos a bien recibir toda la ayuda que sea necesaria, para poder seguir apoyando y socorriendo en sus necesidades básicas a nuestros hermanos afectados. Quedamos pues con el corazón abierto en este mes del sagrado corazón, tengamos el corazón los sentimientos de Cristo Jesús, que nunca permaneció indiferente a ninguna necesidad humana. Dios bendice al que da con alegría. (2 Cor 9, 7), oración ante todo, fuerza espiritual y termina aquello en que sea posible ayudar a nuestros hermanos. En toda Guatemala,  a nombre nuestro, en esta Diócesis, Ave maría purísima, sin pecado concebida. Muchísimas gracias a ustedes por su atención y su ayuda. *** *** Enlaces de interés: Para suscribirse al podcast con un podcatcher. ¿Qué es un podcast y cómo funciona?
Comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala Ante la crisis política que vive el país, y ante los últimos acontecimientos derivados del viaje del presidente Morales a la sede de Naciones Unidas y la noticia de la expulsión del comisionado Velásquez, la Conferencia Episcopal de Guatemala manifiesta: Su pesar por la intempestiva y, muy seguramente, injustificada expulsión del comisionado Velásquez del país. Su preocupación por la inestabilidad política que el mismo presidente Morales ha generado con su decisión. Su convicción de que la lucha contra la corrupción y contra la impunidad constituye una necesidad impostergable y una tarea urgente para el Estado de Guatemala. Debilitar la Cicig hoy equivale a favorecer, en nombre de supuestas banderas soberanas, el que la impunidad y los corruptos salgan beneficiados. El reconocimiento al amparo otorgado por la Corte de Constitucionalidad. Pedimos por tanto: Al presidente de la República que asuma la responsabilidad y consecuencias de sus actos. A los diputados al Congreso de la República que no se dejen llevar por intereses partidistas y que tomen las decisiones que les competen atenidos a la búsqueda del bien nacional. Al pueblo de Guatemala que exprese cívica y pacíficamente su sentir ante los graves acontecimientos actuales. La paz es fruto de la justicia (Isaías 32,17) Que Dios Nuestro Señor bendiga a Guatemala en estas horas difíciles y permita que salgamos de la crisis con una institucionalidad fortalecida en que la búsqueda del bien común sea el norte necesario de toda acción política y ciudadana Guatemala, 27 de agosto 2017 + Monseñor Gonzalo de Villa, S.J. Obispo de Sololá-Chimaltenango Presidente Conferencia Episcopal de Guatemala
Comments 
loading
Download from Google Play
Download from App Store