Claim Ownership

Author:

Subscribed: 0Played: 0
Share

Description

 Episodes
Reverse
Un Circuito Ricardo Tormo completamente abarrotado y que se convirtió en la gran fiesta de clausura de la temporada MotoGP 2022, saludó al nuevo y flamante campeón del mundo, el italiano Pecco Bagnaia, que se ha coronado, sin duda, como el mejor piloto del curso al manillar de la mejor moto de la parrilla, la Ducati. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, como siempre después del fin de semana de carrera, lo sucedido en el Gran Premio de Valencia y debaten en torno al nivel de merecimiento que ha acompañado al piloto de la marca italiana, que, con ocho motos en parrilla, ha impuesto un dominio que viene a confirmar que las cosas en Ducati se están haciendo en la dirección correcta. Bagnaia llegó a Valencia con los deberes hechos y aunque la presión y los nervios de jugárselo todo el último día, por más que las opciones de Fabio Quartararo eran mínimas, dio un poco de emoción a la carrera que, finalmente no pudo ganar el francés, dejando en una anécdota que Pecco terminara noveno, más que suficiente para llevarse la corona. La brillante victoria de Alex Rins en la última carrera de Suzuki en MotoGP rodeó de cierta espiritualidad la gesta del barcelonés, que ha ganado dos de las tres últimas carreras del curso en un equipo que, pese a tener fecha de caducidad desde mayo, ha exhibido una profesionalidad encomiable hasta la última bandera cuadros. Con la temporada ya liquidada, este mismo martes arranca la pretemporada 2023 en la que toda la atención se centra en entender si Yamaha podrá entregarle una M1 más competitiva a Quartararo, y si Honda será capaz de reaccionar y hacer, de una vez por todas, una buena moto. De momento Marc Márquez ha demostrado que físicamente fue un acierto pasar por cuarta ver por el quirófano y que el próximo año estará ya al cien por cien físicamente. Ahora solo falta que en Tokio no se hayan olvidado de hacer motos, como parece que ha sucedido en los últimos años.
Pecco Bagnaia se llevó la victoria en el Gran Premio de Malasia, pero el italiano no pudo cerrar la consecución de su primer título de MotoGP ante la resistencia del defensor de la corona. Como cada semana después de las carreras llega el podcast de MotoGP, en el que Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, y esta vez debaten desde puntos de vista ciertamente diferentes, qué piloto salió vencedor del fin de semana de Malasia. Mientras la victoria de Pecco Bagnaia es indiscutible y reafirma su impresionante actual momento de forma, siguiendo una línea imparable desde finales de junio, Fabio Quartararo rompió la pésima tendencia en ese mismo periodo para, sobre la campana, lograr volver al podio y abortar la consecución del título para Ducati. El francés llevará el misterio hasta Valencia, solo dos puntos separan a Pecco del campeonato, pero Fabio le ha regalado a Pecco dos semanas de estar en casa pensando y dándole vueltas a todo lo que puede pasar en Valencia, un circuito complicado y en el que hemos visto de todo. El título está, casi casi, en el bolsillo de Bagnaia y Ducati, pero falta un último esfuerzo que estará rodeado de la máxima presión y hasta la bandera a cuadros todo puede pasar. El mal momento de Aprilia y la desesperación de Aleix Espargaró por haber perdido todas sus opciones de luchar por el campeonato, sobre todo por errores del equipo, es otro de los puntos de debate en nuestro podcast, con la clara impresión de que para Aleix ha pasado una oportunidad que, difícilmente, se volverá a presentar como este año. Por último, la carrera de Marc Márquez dejó en evidencia las limitaciones de una RC213V que Honda necesita cambiar de arriba abajo, mientras el tiempo corre y no se vislumbra que para el test de Valencia del 8 de noviembre, los japoneses tengan a punto el prototipo de 2023.
La vibrante y espectacular carrera de Australia nos dejó una victoria mágica de Alex Rins y una portentosa exhibición de Marc Márquez, culminando Pecco Bagnaia su asalto al campeonato. Phillip Island nunca defrauda. Casi tres años tuvieron que pasar para que el Mundial de MotoGP volviera a ese incomparable escenario, en el que las carreras alcanzan una dimensión superior, y la del pasado domingo no fue una excepción. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, en nuestro habitual podcast MotoGP, un gran premio en el que vivimos una de aquellas actuaciones memorables de Alex Rins, un corredor capaz de deleitarnos con exhibiciones de pilotaje tan exquisitas como, lamentablemente, escasas, batiendo a un no menos portentoso Marc Márquez, que, tras una larga travesía a consecuencia de su lesión, parece estar recuperando un nivel parecido al de antaño. Pero si la lucha entre Rins y Márquez, sobre todo en la última vuelta, en la que se jugaron la victoria en un mano a mano que nos recordó al de Silverstone de 2019, fue espectacular, no menos importante fue el tercer puesto conseguido por un Pecco Bagnaia que en Australia completó el 'sorpasso' sobre un Fabio Quartararo cada vez más solo y desprotegido. Mientras el italiano aseguraba su asalto al liderato y, prácticamente, al título Mundial, el francés volvía a sufrir al manillar de una Yamaha incapaz de ofrecer respuesta a las Ducati, sufriendo una nueva caída que le deja, ahora, a 14 puntos de Pecco y con solo dos carreras por delante para tratar de reaccionar. Tampoco fue para Aprilia el fin de semana soñado. Aleix Espargaró no tuvo las armas para poder desplegar toda su velocidad y se vio abocado a otra pérdida de puntos en su intento de mantenerse dentro de la lucha por el título. Para el español las opciones se agotan en un tramo final de la temporada en el que Aprilia no ha estado a la altura. La casa italiana ha dado un salto adelante monumental en el último año, pero ha llegado al tramo decisivo con la gasolina muy justa. Con este nuevo escenario mundialista, ya nada ni nadie parece poder impedir que Bagnaia y Ducati asalten el título este próximo fin de semana en Sepang, una pista absolutamente propicia para las motos rojas que llevan desde 2007 persiguiendo el sueño de volver a ser campeonas de MotoGP
Con tres carreras y 75 puntos en juego por delante, el campeonato del mundo de MotoGP está más abierto que nunca, con un líder cada vez más solo y un aspirante cada fin de semana más arropado. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, en nuestro habitual podcast MotoGP post carrera, lo sucedido este domingo en Buriram, donde Miguel Oliveira volvió a ganar en condiciones de mojado, Jack Miller disfruta del mejor momento de su vida, tanto deportiva como personalmente (se casa esta semana) acabando segundo, y Pecco Bagnaia, tras el cero de Japón, se recuperó perfectamente y volvió al podio para aprovechar, esta vez, la desastrosa carrera que tuvo que vivir el líder del campeonato, Quartararo, que ahora solo comanda la general con dos puntos de ventaja. En Ducati, aseguran, sigue sin haber órdenes de equipo, pero Johann Zarco, que acabó cuarto en la meta tras una gran remontada, dejó claro que solo hay que utilizar el sentido común para entender que los pilotos de la marca, sobre todo los que poco tienen que decir en la lucha por el campeonato, debe echar una mano al ahora líder de Ducati. Mientras desde la casa italiana se desprende una atmósfera de fortaleza arrolladora y ya pocos dudan de que Bagnaia se ha convertido en el gran favorito a conseguir el título, en Yamaha se vive la cara opuesta de la moneda. Quartararo está cada vez más solo, ni el nivel de sus compañeros le vale para apoyarse en ellos, ni la moto ofrece las mínimas prestaciones para poder defenderse de sus rivales. En Buriram se vivió el momento más bajo para la joven joya francesa que solo pudo cruzar la meta 17º a 34 segundos del vencedor. De momento, aunque se intuyen, se desconocen los motivos que llevaron a Fabio a protagonizar su peor carrera del año, ya que el chico de Niza tomó la decisión de no hablar ni con su equipo, ni con los medios al final de la carrera, una postura que, lógicamente, lleva a pensar que algo no funciona correctamente. Un fin de semana más, Marc Márquez completó la distancia de carrera y hasta pocas vueltas del final lo hizo rodando en el cuarto puesto, cruzando la meta a menos de tres segundos del vencedor y a solo uno del podio, un indicador claro de que, físicamente, la recuperación va por buen camino.
El Gran Premio de Japón volvió a ver una de las versiones más debilitadas de Fabio Quartararo, pero los desatinos de Aprilia, Ducati y Pecco Bagnaia permitieron al francés ampliar su ventaja al frente del Mundial de MotoGP.  Como cada lunes después de las carreras, Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan lo más destacado del fin de semana, en este caso el Gran Premio de Japón de MotoGP, en el que Jack Miller logró una aplastante victoria por delante de un brillante Brad Binder, que saca petróleo de su KTM, y un resurgido Jorge Martín, que no subía al cajón desde Barcelona, en junio.  Pero, seguramente, lo más intrascendente de la carrera de Motegi fue el podio, jugándose lo más importante en clave de campeonato entre los puestos octavo y décimo, donde, una vez más, Pecco Bagnaia y Enea Bastianini se las tuvieron tiesas con varias peleas cuerpo a cuerpo con el objetivo de adelantar a un Fabio Quartararo que completó toda la carrera rodando octavo y sin ninguna posibilidad de adelantar al piloto que tenía delante, Maverick Viñales. El francés, líder del certamen, volvió a mostrar su cara más débil a nivel de moto, con una Yamaha que corre poco y es absolutamente nula a la hora de acometer un adelantamiento, lo que imposibilita al galo progresar cuando sale retrasado en parrilla, lo que últimamente se ha convirtiendo en habitual.  Para Bagnaia, que llegaba a Japón con claras opciones incluso de salir como líder del Mundial, un nuevo error o pecado de ambición, y optimismo, le llevaron a suelo, en el último giro, al tratar de adelantar, precisamente, a Quartararo, un cero que no compromete sus opciones de luchar por el título, pero puede restarle confianza y hacer entrar unas dudas que sí pueden ser peligrosas, y más en un garaje como el de Ducati donde los nervios y tensiones se notan a simple vista.  Garrafal el error de Aprilia, privando a Aleix Espargaró, por un fallo técnico en parrilla, de luchar en una carrera en la que se veía fuerte y salía por delante de sus adversarios en la lucha por el campeonato. Dos errores de bulto este año, la celebración de la victoria una vuelta antes de hora en Barcelona, y el de Motegi, están minando las opciones del catalán.  Un fin de semana, el de Japón, que vivió la primera carrera completa de Marc Márquez desde su operación, la cuarta, en el brazo derecho y cuya mejor noticia, más allá de haber logrado su primer pole en tres años, y terminar la carrera cuarto tras un adelantamiento a Miguel Oliveir.
El campeonato dio un vuelco surrealista en el Gran Premio de Aragón, donde el líder se fue al suelo al colisionar con Marc Márquez en la tercera curva y Enea Bastianini le birló la victoria a Pecco Bagnaia en la última vuelta. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan en nuestro habitual podcast MotoGP el intenso y espectacular fin de semana de Aragón, en el que se vivió absolutamente de todo. La temperatura subió el jueves con la llegada de un Marc Márquez que tras casi cuatro meses sin competir volvía en tono cauteloso, una prudencia que, poco a poco, se fue traduciendo en una subida de las expectativas, sobre todo por parte de los aficionados y los rivales, que llegaron, como en el caso de Fabio Quartararo, a no descartar al de Honda en la lucha por la victoria. La mala suerte quiso que el líder del Mundial y el ocho veces campeón del mundo cruzaran sus caminos en la tercera curva tras el arranque, terminando ahí mismo, para el francés, la carrera y muchas de sus opciones de revalidad la corona conseguida el pasado año, una verdadera lástima. Como también fue una pena que dos curvas más adelante y por problemas mecánicos derivados del toque con la Yamaha, Márquez acabara la carrera también para Márquez, que en su reaparición no pudo completar ni la primera vuelta de carrera. El escenario, a partir de ahí, dejó a Pecco Bagnaia con pista libre y liderando camino de recortar 25 puntos más a Quartararo en la general, lo que le hubiera dejado a solo cinco puntos de distancia a falta de otras tantas carreras, un suspiro, nada… Sin embargo, un tercer elemento se ha sumado a la ecuación de la lucha por el campeonato, el joven piloto del Gresini Racing Enea Bastianini, que si en Misano acabó segundo y casi se lleva por delante a Bagnaia, esta vez calculó muy bien los pasos para superar al que será, el próximo año, su compañero de equipo en Ducati, en la última vuelta, sumando su cuarto triunfo del curso, arrebatando cinco puntos a Pecco y disparando las alarmas en el box de la casa de Bolonia, donde siguen sin imponer órdenes de equipo, una política que puede darles buen resultado por más que, aparentemente, en Aragón fue un error. Y no podemos olvidarnos, ni por un instante, del tercer clasificado de la general, un Aleix Espargaró que sin hacer mucho ruido logró, en un fin de semana complicó y en el que las Ducati, todas ellas, eran casi imbatibles, acabar en el podio y recortar hasta quedarse a solo 17 puntos del primer clasificado. ¡Hay Mundial!
El Circuito de Misano se mantuvo abierto durante casi una semana para albergar el Gran Premio de San Marino y los test oficiales MotoGP que se celebraron el martes y miércoles siguientes, y en los que reapareció, tras 100 días de baja, Marc Márquez para completar dos jornadas de trabajo muy satisfactorias. Uri Puigdemont y Garmán Garcia Caanova analiza, en el podcast MotoGP de motorsport.com todo lo sucedido en esta intensa semana de actividad en la pista italiana. El domingo, Pecco Bagnaia se llevó una importante victoria, la cuarta consecutiva, lo que le mete ya absolutamente en la pelea por el título que defiende el líder del certamen, Fabio Quartararo. El francés empieza a sentir el aliento en el cogote del italiano, que sigue recortándole puntos a la velocidad del rayo. Aleix Espargaró, que sufrió una caída en los test y se fracturó el dedo pequeño de la mano izquierda, apunta a que estará bien ya para atacar en Aragón, la próxima semana, uno de sus circuitos favoritos donde siempre ha ido rápido. La gran pregunta ahora es si Marc Márquez estará en Motorland. El piloto acabó el test satisfecho y sin problema en el hueso del brazo operado por cuarta vez, pero esperará a ver cómo reacciona su cuerpo tras el esfuerzo para, durante el fin de semana, tomar la decisión de si va o no a Aragón. La impresión es que estará allí y de que, si todo va bien, puede convertirse en un elemento que condicione la parte final de la temporada, en la que Quartararo, Bagnaia y Aleix Espargaró se jugarán el título 2022.
 El piloto de Aprilia, segundo de la general del Mundial, es el protagonista absoluto del podcast MotoGP de esta semana. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova mantuvieron una extensa e interesante conversación con Aleix Espargaró, en la que analiza todos los temas de actualidad del campeonato del mundo, sus aspiraciones, su preparación física, la “paz mental” que le aporta la familia y la rivalidad, las carreras al sprint que se implementarán en 2023, o la ausencia de ella, que mantienen los pilotos que están luchando por el título y que contrasta con la que tuvieron, en su momento, pilotos como Max Biaggi, Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Casey Stoner o Marc Márquez, y la incidencia que tiene todo ello en la actual popularidad de la serie. 
La victoria de Pecco Bagnaia en Austria, tercera consecutiva, no tuvo el efecto demoledor que esperaba Ducati al lograr Fabio Quartararo, en una carrera extraordinaria, acabar segundo. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan en nuestro podcast MotoGP la carrera del Gran Premio de Austria, en la que Ducati colocó cinco motos en las dos primeras filas de la parrilla y Pecco Bagnaia logró la victoria, quinta de la temporada. Sin embargo, la estrategia que la casa italiana había planeado con su dominio en Spielberg, no surtió efecto, al desactivar Fabio Quartararo al resto de motos italianas y colocar su Yamaha en el segundo puesto del podio, saliendo más reforzado aún en su liderato del Mundial. Pero el fin de semana de Austria fue un auténtico hervidero de noticias, desde la visita de Marc Márquez el jueves, al anuncio del fichaje de Pol Espargaró por la nueva formación GasGas-Tech3, y el bombazo informativo del cambio de formato de los grandes premios, que a partir de 2023 contarán con una carrera al sprint los sábados.
La anunciada presencia de Marc Márquez este fin de semana en el Red Bull Ring le convertirá en el protagonista del Gran Premio de Austria de MotoGP sin ni siquiera subirse a la moto. El Campeonato del Mundo afronta la duodécima parada del calendario 2022 a partir de este jueves en Austria, y Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, como es habitual, en nuestro podcast MotoGP los puntos de interés de un fin de semana en el que Marc Márquez estará presente y ofrecerá un encuentro con los medios de comunicación que promete ser uno de los platos fuertes de la cita austríaca. Márquez sigue en pleno proceso de rehabilitación de la cuarta operación de su brazo derecho a la que se sometió en junio pasado, y todo el interés gira ahora en torno a los tiempos que se marcará el corredor para reaparecer. Pero la cita del fin de semana en Spielberg contará con otros muchos ingredientes, como el anuncio del fichaje de Pol Espargaró por el equipo Tech3-KTM y la posibilidad de que las motos de la formación de Poncharal vayan pintadas con los colores de la marca Gas Gas. A nivel deportivo, el trazado del Red Bull Ring estrena una chicane situada entre las curvas 1 y 3, en pos de una seguridad que no todos los pilotos consideran que quede garantizada con el cambio. La novedad es que la recta tienes ahora un paso por una doble curva derecha-izquierda en la que los pilotos deberán parar completamente la moto, una situación que no beneficia a motos como la Yamaha, tal y como ha ha hecho notar Fabio Quartararo. El francés, líder sólido del campeonato, ha visto como en las dos últimas carreras Pecco Bagnaia le recortaba muchos puntos y un nuevo patinazo este domingo podría hacer entrar en pánico al defensor de la corona. Además de Pecco, la práctica totalidad de las Ducati serán rivales duros de batir para El Diablo, sin olvidarnos de que Maverick Viñales tiene marcada esta carrera en rojo como el escenario de su primera victoria con Aprilia, y que Aleix Espargaró, tras dos fines de semana complicados, quiere volver a estar delante luchando por el podio.  Sin duda un buen número de condimentos para convertir el fin de semana de Spielberg en todo un espectáculo que nos nos podemos perder.
El líder del Mundia, Fabio Quartararo, se ha quedado completamente solo en la batalla por el título, a la que Pecco Bagnaia y Ducati se han enchufado de nuevo. Tras el parón estival, el Mundial de MotoGP volvió con el Gran Premio de Gran Bretaña, y con él vuelve nuestro podcast MotoGP, en el que Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan todo lo sucedido el fin de semana. La inesperada victoria de Pecco Bagnaia en Silverstone, donde no encontró el ritmo ni la velocidad hasta la misma carrera del domingo, combinada con el octavo puesto en el que acabó el líder del campeonato, Fabio Quartararo, conectan de nuevo y completamente a Ducati en la lucha por la corona 2022. Quartararo, líder del certamen, está completamente solo. En Yamaha no hay ningún otro piloto que pueda echarle una mano y, mucho menos, defenderle de los ataques de sus rivales. Hasta cuatro Ducati terminaron por delante del francés en la carrera británica, además de la Aprilia de Maverick Viñales, que fue segundo en su mejor resultado desde que aterrizó en la casa de Noale y que, como prometió, restó puntos al galo en su batalla, también, con Aleix Espargaró. Un Espargaró al que Fabio quiso hacer de menos al no considerarle rival para el título, al menos no tanto con Pecco, pese a que está mucho más cerca en la general. De hecho, el catalán dejó pasar una oportunidad de oro para restarle puntos al líder, una durísima caída en el FP4 comprometió su fin de semana, y hubiera podido aún ser mucho peor. Como fueron las cosas, ceder solo un puntito al final del día, fue un mal menor. Llegamos a la parte final de la temporada y las cosas se ajustan justo cuando las Ducati están en su mejor momento. Con Pecco ganando, Jack Miller haciendo podios habitualmente, y la dupla de jóvenes candidatos, Jorge Martín y Enea Bastianini, siendo capaces de acabar por delante del líder, sin duda nos esperan ocho carreras de infarto hasta el desenlace de Valencia. La revisión a la que se someterá Marc Márquez a finales de agosto, que debe marcar los tiempos de su reaparición, y la retirada definitiva de Andrea Dovizioso, son otros de los temas que analizamos en nuestro habitual podcast de MotoGP.
El Gran Premio de los Países Bajos se saldó con la trabajada y merecida victoria de Pecco Bagnaia, con el primer podio en MotoGP para el novato Marco Bezzecchi y con el mejor resultado de Maverick Viñales desde que llegó a Aprilia. Uri Puigdemont y Germán García Casanova, sin embargo, destacan en su habitual análisis de las carreras, la monumental exhibición de fuerza y pilotaje de Aleix Espargaró, y el lío en el que se metió el líder del Mundial, Fabio Quartararo. No te pierdas también el repaso al mercado de pilotos, en el que las piezas empiezan a encajar con la confirmación de Alex Márquez en el equipo Gresini, y la llegada, en su lugar, de Alex Rins al LCR-Honda.
Fabio Quartararo salió más líder del Mundial de MotoGP tras un Gran Premio de Catalunya que empezó con una salida caótica y acabó con un error garrafal. La novena cita de la temporada se vivió bajó un intenso calor en el Circuit de Barcelona, donde el líder del campeonato, el francés Fabio Quartararo, sumó su segunda victoria del año y amplió, un poco más, su ventaja al frente de la general. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan una carrera que empezó con un accidente múltiple en la primera curva, provocado por el japonés Takaaki Nakagami, que se llevó por delante a Alex Rins (tres caídas en las tres últimas carreras) y a uno de los principales candidatos a discutirle la corona a Fabio, el punta de lanza del proyecto Ducati, Pecco Bagnaia, lo que condicionó, seguramente, el devenir de la carrera, que terminó con la Yamaha cruzando la meta más de seis segundos por delante del segundo. Un segundo clasificado que fue Jorge Martín, el de Pramac-Ducati, tras unas carreras marcadas por sus problemas en la mano derecha, volvió a ser un piloto sólido, rápido y constante, y sobre todo supo aprovechar un error garrafal de Aleix Espargaró. El de Aprilia, que estaba completando un fin de semana histórico, con pole incluida, llegó a la penúltima vuelta segundo y con todo en su mano para sumar 20 puntos y seguir la estela de Quartararo en la general, pero el catalán se confundió con las vueltas que faltaban, creyó que la carrera había acabado y empezó a celebrar el segundo puesto cuando aún restaba un giro para el final. Reaccionó cuando se dio cuenta, pero perdió tres posiciones, cruzando la meta quinto. El fin de semana se vio condicionado, también, por la permanente insistencia de la usura de los neumáticos, lo que mucho interpretaron que les obligaba a ser conservadores al principio, una estrategia que no salió bien, ya que el ganador prefirió no guardar nada, salir a tope, construir una gran ventaja y, al final, administrarla. Pero ni eso tuvo que hacer, ya que llegó con gomas en buen estado hasta el final. Nuestros analistas repasan, también, cómo está el mercado de pilotos, en el que solo unos cuantos tienen el futuro asegurado, mientras que piezas de gran calado siguen sin saber, a día de hoy, dónde correrán la próxima temporada. Por último, como no podía ser de otra forma, un pequeño recordatorio de la intervención a la que se sometió Marc Márquez el jueves de la pasada semana en Rochester. El de Honda ya está en casa y empezará ahora una rehabilitación que debe ser la definitiva. 
El Gran Premio de Francia deparó un nuevo triunfo, el tercero del curso, para el joven talento italiano Enea Bastianini, que desde la tranquilidad del box de Gresini, satélite de Ducati, se está convirtiendo en un muy serio candidato a pelear por el título esta temporada, y por ser el dueño de su futuro como, seguramente, piloto oficial de la fábrica de Bolonia la próxima temporada. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan en nuestro podcast MotoGP todo lo sucedido este fin de semana en Le Mans, la victoria de Enea en un pulso abierto con Pecco Bagnaia, la teórica punta de lanza del proyecto de Borgo Panigale y lo que ello supone en clave de futuro. También repasamos las últimas maniobras de un mercado de pilotos que en Francia parecía que iba a vivir una fuerte sacudida pero que, a la hora de la verdad, no movió ninguna de las muchas piezas que faltan por encajar y que ha puesto a trabajar de forma frenética a los agentes de los corredores. La situación de Suzuki, en su primer fin de semana tras conocerse la noticia de que no seguirán en 2023, es otra de las paradas en nuestro podcast, una situación que no extrañaría a nadie que se fuera deteriorando a medida que pasan las semanas en una temporada tan larga que se extenderá hasta noviembre. Otro de los protagonistas del fin de semana, y no tanto en el lado positivo, fue el campeonísimo Marc Márquez, que una vez más tuvo que conformarse con un papel secundario en una carrera en la que solo pudo ser sexto. El de Honda está en una verdadera encrucijada entre sus problemas físicos y las extrañas prestaciones de una Honda RC213V 2022 que nació con muy buen pie y que se ha ido torciendo hasta límites insospechados.
El lunes de la pasada semana Suzuki anunció que abandona el Mundial de MotoGP a final de año, una noticia que ha movido los cimientos del campeonato. La noticia bomba de la temporada, adelantada por Motorsport.com, no puede ser otra que el anuncio por sorpresa y de forma unilateral por parte de Suzuki de abandonar el Mundial de MotoGP al final del presente año. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, en una nueva entrega del Podcast MotoGP de Motorsport.com las claves que rodean a esta inesperada e imprevista espantada del fabricante japonés, que no es la primera, ya que protagonizó una en 2011, pero a diferencia de entonces, ahora lo ha hecho teniendo suscrito un contrato de permanencia con el promotor, Dorna, hasta final de 2026, un acuerdo que se ha llevado por delante y que, lógicamente, acarreará consecuencias a todos los niveles. A nivel humano, la jugada de Suzuki es absolutamente reprobable, tanto en el fondo, dejando a a todos sus empleados de MotoGP sin trabajo, como en la forma, ya que el anuncio llegó de forma inesperada en el box del equipo el lunes del test de Jerez, de forma tan fría que dejó a todo el personal en estado de shock. Y a nivel deportivo, el efecto de este anuncio dejara secuelas de incalculables consecuencias, tanto para el campeonato, que pierde uno de sus constructores y dos motos en la parrilla, como para el mercado de pilotos, que ahora se agita absolutamente con dos pilotos de altísimo nivel, como son Joan Mir y Alex Rins, libres y sin contrato para 2023. Dorna frenó a Suzuki Japón, que tenían previsto un comunicado oficial al día siguiente de saberse la noticia, y casi diez días después estamos esperando una explicación que, por simple lógica e higiene mental, debe llegar antes del inicio, este fin de semana, del Gran Premio de Francia. A partir de aquí, los rumores y especulaciones en torno a fichajes y renovaciones, así como los posibles movimientos para rellenar las dos plazas que quedan libres en la parrilla, serán la comidilla las próximas semanas en un campeonato que se ha visto absolutamente convulsionado por el daño irreparable que la jefatura suprema de Hamamatsu ha perpetrado tomando una decisión incomprensible.
La inesperada victoria en el Gran Premio de Portugal ejerce un efecto de catapulta para el francés, que ahora lidera el Mundial y puede presionar a Yamaha para su renovación al alza. Recién llegados de Portimao, Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan en nuestro habitual Podcast-MotoGP el primer fin de semana de la temporada en suelo europeo, un gran premio celebrado en unas complicadas condiciones climáticas y que finalmente se resolvió con una victoria tan inapelable como, a priori, poco esperada de Fabio Quartararo. Un éxito que llega, para el corredor galo, en el mejor momento para él, cuando el mercado de pilotos está en plena ebullición y le sirve como argumento a la hora de apretar las clavijas a Yamaha, que sigue resistiéndose a ofrecer a su piloto estrella un contrato acorde con sus méritos de campeón del mundo. En el plano deportivo, Quartararo demostró que es el único piloto en la nómina de la casa de Iwata, que es capaz de hacer funcionar la M1 con una exhibición de pilotaje que dejó completamente sin respuesta a sus rivales, además de en una situación paradójica a sus compañeros de marca, lejos, abismalmente lejos, de los registros del joven corredor francés. El fin de semana volvió a dejar a una Ducati satélite en el podio y por delante de las oficiales, en este caso la de Johann Zarco, que logró la pole y se adjudicó un segundo puesto tras un fin de semana muy solvente, demostrando el galo, una vez más, que es capaz de lo mejor y lo peor al manillar de la Desmosedici. La carrera de Portimao reconfirmó, también, el excelente momento de Aleix Espargaró, que acabó tercero, y la solidez de una Aprilia que ha llegado para quedarse y que en manos del corredor de Granollers parece tener el nivel suficiente como para meterse en la lucha por el campeonato. Una pelea en la que parece estar completamente involucrado este año el piloto de Suzuki Alex Rins, que tras un sábado para olvidar, salió 23º en parrilla y remontó hasta una cuarta posición que le permite co-liderar el campeonato junto a Quartararo, todo ello en contraste con un Joan Mir que logró su mejor clasificación desde que está en MotoGP (2º) pero no encontró el modo de rodar al ritmo del ganador, viéndose arrollado en la parte final de la carrera por Jack Miller cuando ambos luchaban por la tercera plaza del podio. La nota negativa del Gran Premio de Portugal fue comprobar que las Honda, en un circuito en el que se esperaba mucho de ellas, no lograron funcionar, acabando Marc Márquez, su mejor piloto en pista, sexto a más de 16 segundos del primero, una diferencia que la casa del ala dorada no se puede permitir.
Si bien es cierto que el claro y merecido ganador del GP de las Américas fue el italiano, no menos verdad es que el gran triunfador en Austin fue Marc Márquez. Soberbio espectáculo el que se vivió este pasado domingo en la carrera de MotoGP del Gran Premio de las Américas, en la que se impuso el talentoso piloto del equipo Gresini Enea Bastianini, acompañado en el podio por un Alex Rins que está en el mejor momento de su carrera y un Jack Miller que, pese a entregar el primer podio de la temporada al equipo oficial Ducati, está más fuera que dentro en clave 2023. Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova analizan, una semana más en nuestro podcast MotoGP la carrera de Austin en la que, sin desmerecer en absoluto el triunfo de Bastianini, el gran triunfador fue, una vez más en su circuito, Marc Márquez. El de Honda llegaba a los Estados Unidos tras dos carreras fuera por sus problemas de visión, esta vez derivados de una terrorífica caída en Indonesia de funesto recuerdo. El sábado, tras la clasificación, en la que fue noveno, Marc mostró su lado más humano y terrenal, al admitir sus dudas y temores, y la falta de confianza en sí mismo a la hora de buscar una vuelta rápida en la Q2. Unas confesiones que sembraron las dudas y la incertidumbre de cara a la carrera, agravadas, más aún si cabe, por un problema técnico en su moto que le dejó clavado en parrilla y le situó último del pelotón antes de llegar a la primera curva. Pero a partir de ahí, el corredor español construyó una remontada espectacular, con un pilotaje fabuloso que le permitió escalar hasta la sexta posición en, sin duda, su mejor actuación después de la terrible lesión de Jerez en 2020. La carrera de Austin confirmó también el gran momento por el que atraviesa el equipo Suzuki que, sin lograr ganar ninguna carrera de momento, siempre están ahí luchando con sus dos pilotos por los puestos delanteros, sumando puntos importantísimos para el campeonato. Tanto Joan Mir, como sobre todo Alex Rins este año, con dos podios ya, son serios candidatos a la lucha por el título cuando solo llevamos cuatro carreras y aún no ha empezado el periplo europeo, donde los pilotos de azul confían en elevar, aún más su nivel. Un listón que deberán subir también Pecco Bagnaia, el único piloto Ducati con contrato para 2023 y que sigue sin conseguir, por el momento, estrenarse en el podio mundialista, mientras los jóvenes Bastianini y Jorge Martín luchan por acompañarle el próximo año en la formación de fábrica. Uri y Germán profundizan en cómo está esa competición entre los dos aspirantes al asiento de Miller, que ya ha admitido abiertamente que volver a Pramac no sería, para él, una mala opción. 
Marc Márquez volverá a la acción en el Gran Premio de las Américas tras una nueva lesión ocular que le ha impedido disputar las dos últimas carreras. Nuestros analistas habituales, Uri Puigdemont y Germán García Casanova debaten sobre los diferentes enfoques que se le presentan a Marc Márquez a la hora de afrontar los grandes premios tras un nuevo episodio de diplopía (visión doble), una dolencia acular que ya se le ha manifestado al corredor de Honda cuatro veces en su carrera, dos en los últimos cinco meses, lo que lleva a pensar que cualquier nuevo golpe en la cabeza tras una caída, pone en serie riesgo una repetición del problema. Debe Márquez recalibrar el nivel de riesgo que toma en todos y cada uno de los entrenamientos en los que toma parte con la Honda? Es una pregunta de difícil respuesta, pero que hemos tratado de analizar desde diferentes puntos de vista, desde el “las personas no cambian” que soltó Alberto Puig el sábado, hasta las reservas de parte del entorno del corredor, que cree que, si tanto va el cántaro a la fuente, puede acabar rompiéndose. Con un Mundial tan abierto y sin grandes diferencias en la general después de las tres primeras carreras, Márquez vuelve a la acción con las opciones intactas y, seguramente, será el nivel de exigencia al que le sometan los rivales lo que haga modular al corredor los riesgos que debe tomar. Un campeonato, por cierto, que lidera por primera vez en su vida Aleix Espargaró, que el domingo pasado logró su primera victoria en el Mundial, y la primera también para Aprilia en MotoGP, un momento histórico y absolutamente merecido para el catalán, que a sus 32 años y padre de dos hijos, está en el mejor momento de su vida, tanto deportiva como personal, una situación que ha llevado ya a la marca de Noale a comunicarle que cuenta con él para el futuro más allá de su actual contrato, que termina en diciembre de este año. El que no tiene contrato todavía para 2022 es, paradójicamente, el defensor del título, el francés Fabio Quartararo, que sigue coqueteando con presuntas ofertas de otras marcas para tratar de arañar un mejor contrato a Yamaha, que sigue inamovible en la oferta que le presentó al final de la pasada temporada y que, entonces, el representante de Fabio rechazó. Veremos si finalmente se llega a arrepentir de aquella maniobra.
En nuestro último podcast MotoGP, Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova valoraban el regusto a improvisación que había dejado la primera edición del Gran Premio de Indonesia celebrada en el nuevo circuito de Mandalika, en la isla indonesia de Lombok. Aquel fin de semana se saldó con una nueva lesión de Marc Márquez, el ocho veces campeón del mundo recayó en sus problemas oculares a consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza tras caerse en el warm up, lo que le impidió disputar la carrera. Poco después, se supo que Márquez sufre un nuevo episodio de diplopía (visión doble) que le mantiene de baja indefinida, lo que ha disparado en los últimos días todo tipo de comentarios y especulaciones en torno a la forma de afrontar los grandes premios por parte de Marc. No han sido pocos los que pontifican sobre el futuro del corredor, ya no solo entre los fans y haters emboscados en las redes sociales, algunas voces de cierto peso han llegado a poner sobre la mesa la necesidad de que Márquez pare, deje de caerse y mire más por su salud que por sus prestaciones como piloto. Argumentos personales que han servido de combustible para un acalorado debate entre nuestros analistas de MotoGP en torno a la figura de Marc, de la actual versión post lesión, y del de antes, el que parecía no ver el peligro. ¿Debe Marc ser más conservador en esta parte de su carrera? ¿O por el contrario debe seguir siendo el mismo de siempre? ¿Debería plantearse el futuro…? Por fortuna, la revisión médica a la que se sometió este lunes el corredor de Honda ha arrojado un resultado optimista y positivo, el proceso de recuperación va por buen camino y podríamos ver, muy pronto, al catalán dando gas, disipando los pronósticos más agoreros. La respuesta de Alberto Puig, a través de Motorsport.com, a Michelin, tras el intercambio de golpes entre ambas partes a raíz del canje de neumáticos introducido por el fabricante francés en Indonesia, ha avivado aún más el debate entre Uri y Germán en nuestro podcast MotoGP, sirviendo de aperitivo ‘caliente’ previo a un fin de semana que se presenta, de nuevo, apasionante en Termas de Río Hondo, donde el Mundial no viaja desde 2019 y que a buen seguro deparará más de una sorpresa.
El Gran Premio de Indonesia proyectó una enorme sensación de improvisación y vivió un momento aterrador con la escalofriante volada de Marc Márquez.  Nuestros analistas de MotoGP, Uri Puigdemont y Germán Garcia Casanova concuerdan a la hora de valorar la gran sensación de improvisación que proyecto el fin de semana en el circuito de Mandalika, una instalación espectacular y enclavada en un escenario único, pero que a nivel de infraestructuras no parece estar al nivel mínimo exigible para un campeonato del mundo de la máxima categoría. El trabajo de reasfaltado de una buena parte del circuito entre los test de febrero y la carrera del pasado fin de semana fue una demostración de la voluntad de las autoridades locales y los promotores por llevar adelante un gran premio que estuvo en riesgo por la mala calidad del pavimento y los problemas que ello provocó a los corredores. También pareció improvisada la reacción de Michelin, el suministrador único de neumáticos de la serie, que decidió sustituir los compuestos de esta temporada por una goma trasera con una carcasa más resistente, unidades como las usadas en Austria 2018, en favor de la seguridad de los pilotos, un cambio que removió por completo las cartas de la baraja, beneficiando a unos y perjudicando a otros. En el lado de los menos beneficiados por el cambio de gomas estuvo Suzuki y, sobre todo, Honda, cuyo nuevo prototipo RC213V 2022, que tan buenas sensaciones ofreció en la pretemporada, en este mismo circuito, y en el primer gran premio celebrado en Qatar, se convirtió en un potro desbocado sobre el frágil asfalto indonesio, hasta el punto de que Marc Márquez sufrió, en el warm up del domingo, una de las peores caídas de su carrera deportiva, lo que le impidió tomar parte en la prueba de MotoGP. La lluvia, que a priori parecía un contratiempo, acabó ‘salvando’ la carrera de MotoGP que, seguramente, en condiciones de seco no hubiera podido desarrollarse. Una carrera que se llevó, de forma inesperada, como pasó en Qatar con Enea Bastianini, el piloto de KTM Miguel Oliveira, que dominó en condiciones de mojado de principio a fin, demostrando que la fábrica austríaca, que ya logró el segundo puesto en Losail con Brad Binder, está haciendo las cosas muy bien y lidera ya el campeonato por equipos.
Comments 
Download from Google Play
Download from App Store